Cursos online en Redes Sociales por vídeocurso

Comentando con una clienta la posibilidad de que imparta cursos online como estrategia para atraer usuarios, he pensado que una buena iniciativa sería crear el curso online en Facebook, usando el sistema de vídeocurso. Posiblemente lo mejor sería crear un grupo, donde la información sería puesta a disposición de los miembros de dicho grupo.

Con las posibilidades de añadir vídeos desde Youtube (creando por supuesto el correspondiente canal para agrupar todos los vídeos del curso online)  podremos aprovechar la viralidad de ambas redes sociales (sobre todo la de Facebook) para conseguir tráfico cualificado para nuestro proyecto web. Y quien dice Facebook, dice Tuenti. Y si aliñamos la mezcla con un poco de Twitter, más sabor tendrá.

Cambiando el modelo de entradas del blog

Cada vez dispongo de menos tiempo para dedicar a mi blog, cosa que imagino les pasa a muchos blogueros. He llegado a un punto en el que tengo que plantearme si abandonarlo o modificar el tipo de entradas que escribo. Así que, de momento, optaré por la segunda opción. El objetivo es crear post más directos, con menos texto pero mayor relevancia. Algo simple y rápido, tanto de leer como de escribir.

Otra de las cosas que iré evitando será el buscar una imagen para cada entrada. Sólo este paso a veces te hace perder una cantidad de tiempo considerable. Exposición, resumen y opinión. Vamos a ver qué tal funciona, tanto para los lectores como para mí. Cualquier sugerencia será bien recibida. Y, como se dice en estos casos, “… disculpen las molestias…”.

Los apartados Estáticos en las Tiendas Virtuales

Uno de los elementos comunes en todas las tiendas virtuales son los conocidos apartados estáticos. Son típicos los apartados de “quienes somos”, “la empresa”, “preguntas frecuentes”, “donde estamos”, etc. Se les llama estáticos porque normalmente la información que ofrecen es siempre la misma, y tiene poca variación. Pero no todas las tiendas virtuales tienen los apartados estáticos más adecuados para su tipo de negocio.

Hay apartados estáticos que deben estar siempre presentes, sin tener en cuenta el tipo de tienda virtual que los utilice. El “aviso legal” y las “condiciones de uso” son necesarias siempre. Deben de ser accesibles desde cualquier parte de la tienda virtual  y fácilmente identificables. Dependiendo el tipo de producto y/o servicio que comercialicemos pueden ser obligatorios, además, otros apartados estáticos complementarios.

También tenemos los apartados estáticos clásicos, como “quienes somos”, “dónde estamos”, “faqs” y similares. Selecciona los que consideres más adecuados, pero sigue un par de normas antes de ponerte a crear apartados a diestro y siniestro:

1- Un apartado estático debe ser visible, de contenido poco variable y con información única. Si, por ejemplos, ya das los datos de tu empresa y tu localización en un apartado, no vuelvas a darlos en otro a no ser que sea absolutamente imprescindible.

2- Nunca poner 2 links a un mismo apartado estático. Salvo casos en los que es imperativo (como por ejemplo a la hora de comprar, cuando debes ofrecer un link a las condiciones de compra) esta práctica está totalmente prohibida. Muchas tiendas virtuales ponen links similares en cabecera y pie de página. Repito, salvo casos muy concretos no debemos duplicar links.

En muchas tiendas virtuales los apartados estáticos son unas de las páginas más visitadas por los usuarios. Dales la importancia que tienen y no los descuides.

Redes Sociales: democracia o dictadura

Las redes sociales son algo más que software que nos permite comunicarnos con otros usuarios. El tipo de datos que alberga y la relación que se establece entre sus usuarios hace que tengan un enorme potencial de negocio. Pero… ¿Qué pasa cuando el modelo de negocio de dichas redes sociales no es lo suficientemente transparente o flexible? Pues que pueden comenzar los problemas.

Está claro que tras cualquier red social hay un modelo de negocio cuyo objetivo es generar dinero. Pero no puede hacerse de cualquier manera. Pongamos como ejemplo a Facebook, ya que es la mayor red social de todas y la que mayor potencial de negocio tiene a priori. Ya es rentable sólo con la publicidad. Acertó de pleno con su API para que terceros desarrollasen aplicaciones para ellos. Pero con su politica de publicidad no para de tener problemas (y es que los datos personales son algo tremendamente delicado). Además la política para controlar los concursos es como poco poco clara y un tanto abusiva, sin tener unas pautas claras para saber qué se puede y qué no se puede hacer.

Para ciertas partes de su negocio aplica un modelo democrático, sobre todo cuando atiende a las sugerencias y necesidades de los usuarios. Pero en otras aplica una política totalmente dictatorial, y prueba clara de ello son las normas para crear un concurso o sus constantes movimientos en torno a la política de privacidad de los datos de sus usuarios. ¿Les pasará factura en el futuro esta bipolaridad, o por el contrario no les afectará a la hora de rentabilizar su negocio? Todo dependerá de los usuarios.

Ecommerce: Conversación es igual a Conversión

En el comercio electrónico la evolución de los perfiles de compradores online es constante. Cada vez segmentamos más los grupos de usuarios a los que dirigimos nuestros esfuerzos para realizar ventas (cosa totalmente lógica), lo que hace que cada vez se tengan más en cuenta detalles cada vez más pequeños. Pero hay tendencias generalizadas que pueden aplicarse a la mayoría de perfiles de compradores online, y que debemos tener muy presentes a la hora de preparar nuestras estrategias de marketing online.

En plena expansión del comercio electrónico y las redes sociales, cada vez es más importante cuidar la reputación online de tu ecommerce. Las recomendaciones cada vez tienen más peso en la “internet social”, y aunque todavía no presentan un % muy alto de las ventas de una tienda virtual estandar, es cierto que es una tendencia al alza, y que debe ser tenida muy en cuenta. Las tiendas virtuales deben comenzar cada vez más a interactuar con sus clientes. Responder dudas, dar soporte, recomendar tal o cual producto, ofrecer asesoramiento gratuito, generar contenidos en un blog corporativos, tener presencia en las principales redes sociales, etc. Hay que cuidar cada vez más la imagen que nuestro ecommerce proyecta en internet, ofrecer suficientes vías de comunicación con el cliente e intentar en lo posible establecer una comunicación fluida y cordial con el mismo.

Responder un comentario con celeridad, atender una petición por email o agradecer una sugerencia llegada desde Twitter son ejemplos de lo que debe hacerse para fomentar esta nueva relación cliente – proveedor. En el futuro que llega, con las redes sociales como importante foco de clientes potenciales, conversación es igual a conversión.